Mr. Barker | Agencia Creativa

Nostalgia de tres semanas

De la perrera de abajo a los ‘perros de abajo’ de arriba. La imprevisible NFL, que nos abandona hasta finales de verano, vivió una maravillosa, extraña e indescriptible temporada. Como siempre, vaya.

Hue Jackson se consolidó como el peor encargado de la perrera, Eli perdió la esperanza de volver a ser el rey de las reuniones familiares, e Indianapolis, tras una pobre pero esperable temporada, abuchea ahora por poco hombre y reza por poco hombro. En seis partidos y medio, Watson enterró la carrera de Osweiler y, en un entrenamiento, su rodilla hizo lo propio con la campaña de sus Texans. El mismo Brock le aprieta la corbata a un Elway que no sabe si volver a tirar de calculadora o de elección, en Tampa, la decepción al abordaje; Winston entre la bodega y el calabozo, y la conferencia en auge. Mantienen al capitán, no como Chicago. Tanto tiempo navegando con el Explorer y por fin se pasaron al FireFox. El pleno de Garoppolo enamoró a Shanahan y reventó el mercado, los Dolphins salvaron la temporada con un triunfo ante los Patriots, y los Bengals completaron un 4ª y 12 que significó la eliminación de los Ravens y la continuación de Lewis y Dalton. La Biblia no se entiende sin Jesucristo. Con el amor de madre por bandera, siempre fue más de Ave María que de Padre Nuestro, y el cese de Ted Thompson mejora el panorama.

De uno en uno, porque sí

Los Ravens siguen siendo capaces de sufrir con cualquiera y de hacer sufrir a cualquiera, especialmente a los aficionados de su equipo. Tras saltar unos cuantos marcapasos decidieron que no merecía la pena entrar en ‘Playoffs’, que el ‘pick’ 16 está muy bien.

Los Chargers se han disparado tantas veces en el pie que puede que ya no les queden dedos para seguir haciéndolo. Perder miserablemente, acabar demostrando que son un equipo legítimo de cara a la postemporada y… volver al primer paso. Malditos hasta el tuétano, asustan, pero lo justo.

Claramente se equivocaron de pájaro al crear el equipo. Pese a todo, sigue siendo tan difícil acabar con los Fénix de Seattle como con una jugada rota de Russell Wilson.

Con o sin Zeke, los Cowboys no cumplieron las expectativas. Zona media de la tabla para disgusto de Jerry Jones. Lo suficientemente arriba para indicar una temporada mediocre, lo suficientemente abajo para no dejarle ser el único que sonría tras el ‘pick’ de primera ronda.

Que Stafford se las apañe sin juego de carrera no exime al ‘running back’ de tener dos piernas. Nuestro Papá Noel joven favorito aterriza en Detroit para poner las cosas en su sitio; como el lápiz en la oreja.

Teniendo el 8-8 asegurado desde el siglo pasado, los Bills se desprendieron de piezas que parecían valiosas. ¡Eureka! 9-7 y a ‘Playoffs’ por primera vez desde 1999. ¡Bienvenidas sean esas rondas!

Adiós a la era Alex Smith en Kansas City. Hola a la de Mahomes. La profesionalidad del primero es innegable. Que el segundo tiene más magia lanzando de espaldas y de rodillas, también.

El Entrenador del Año, el niño bonito de los banquillos de la NFL resucitó dos jugadores, y a un equipo, y ridiculizó la etapa de Jeff Fisher. Y tienen a Aaron Donald. Y fichan a Marcus Peters. Hay que ver a los Rams.

Hasta donde Cam diga. Y Cam no dijo basta. Y Cam casi muere. Y los Panthers casi entran en ‘Playoffs’. Y Rivera sigue. Qué lástima.

Tennessee progresa menos de como debería. Y aun así se clasificaron para postemporada. Y ganaron un partido. Y Mariota anotó recibiendo su propio pase. Y perdieron de paliza ante los Patriots. Todo muy extraño. Menos lo último.

Los Falcons siguen siendo un hueso duro de roer. La marcha de Shanahan todavía duele y más con ese último snap de la temporada de Steve ‘No sé diseñarte una buena jugada, Hulio’ Sarkisian.

Dejas marchar a Cooks y consigues que Michael Thomas rinda mejor que él. Coges a Lattimore (y a Ramczyk) en primera ronda y te acabas decantando por Kamara. Rookie defensivo y ofensivo del año y un equipo para competir por todo, siempre que Brees decida quedarse en los Saints.

Monta un ataque espectacular. Con uno de los mejores ‘quarterbacks’, con el mejor receptor (con permiso de Julio Jones) y el mejor ‘running back’ de la liga y con una buena línea ofensiva. Ahora junta una secundaria de pájaro y juégate tantos cuartos downs como puedas imaginar. ¡Sorpresa! Te han eliminado los Jacksonville Jaguars. Los Steelers, a un paso de ser el mejor equipo de la competición; a dos de que se desmorone el chiringuito antes de tiempo.

Mike Zimmer haciendo magia con tres ‘quarterbacks’ distintos es mi motivo particular para incluirlo en la élite de los banquillos. El repaso que le da Pederson a sus Vikings en la final de conferencia, su espina/navaja/katana clavada en el abdomen a las puertas de la gloria.

Los Patriots son favoritos a todo por lo menos mientras mantengan su tándem. Aunque Tom Brady salga a jugar con setenta años y en andador y Belichick dé las órdenes vía ouija.

Pierden a Carson Wentz, candidato a MVP de la temporada. Los Falcons son los favoritos para la ronda divisional. Lógico; vienen de llegar a la Super Bowl. Los Vikings son los favoritos para la final de conferencia. Lógico; Zimmer ha engrasado perfectamente el equipo y su defensa va a aprovechar los errores de Foles. Los Patriots son los favoritos para ganar la Super Bowl. Lógico; son los vigentes campeones y el mejor equipo de los últimos años. Los Eagles ganan la Super Bowl. LÓGICO; Doug Pederson al mando de los Eagles se ha encumbrado como una de las mentes ofensivas más brillantes de la liga y no ha dudado en ser agresivo e ir a por el partido sin importar quién fuese el rival pese a no contar con su ‘quarterback’ titular. A toro pasado, claro. Por algo eran los ‘underdogs’.

PS: Lo del MVP de Foles sí que no se lo esperaba nadie.

Vaya por Dios.

Publicado en

Julián Alía

Procrastinador infalible y nazi de la gramática. Que pica de todo un poco pero no puede dedicarse plenamente a nada. Que no sueña, ni se lo plantea, ni tiempo tiene, ni le hace falta.

Deja un comentario





Pin It on Pinterest

Share This