Mr. Barker | Agencia Creativa

Las películas clásicas también pueden ser entretenidas

 

Las películas clásicas acarrean la funesta fama de ser largas, grandilocuentes y aburridas. Aquí enumero una serie de películas que son la excepción a la regla.

Es una opinión bastante extendida que las que se consideran como grandes películas clásicas del cine suelen ser densas, largas y, en definitiva, difíciles de ver. No es un tópico totalmente infundado, ya que si te pones a buscar una lista de las grandes películas de la historia del cine te sueles encontrar con una duración media cercana a las 3 horas y con una temática bastante intensa (El padrino, La gran evasión, etc). Esto no debería de ser algo malo, pero sí que es cierto que no todos los días apetece ponerse delante del televisor con toda tu atención preparado para 150 minutos de una película compleja.

En muchas ocasiones lo que estamos buscando es una película ligera y entretenida para pasar un buen rato, pudiendo charlar mientras la vemos sin perder el hilo. Enumero a continuación algunos ejemplos de películas clásicas que cumplen estos requisitos. La finalidad es que, si alguna de ellas ha acabado en una olvidada lista de películas pendientes u os da una pereza horrible cada vez que alguien propone verla, quizás este empujoncito os anime a verlas sin demasiados prejuicios.

 

Ser o no ser (1942)

Película ambientada en la Varsovia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial en la que participan Carole Lombard y Jack Benny como protagonistas. Con tan solo 99 minutos de duración nos narra en tono cómico las peripecias de un grupo teatral que tratará de evitar la entrega de una lista con los nombres de varios de los miembros colaboradores de la Resistencia. En este contexto se dan multitud de situaciones surrealistas y en ocasiones desternillantes que consiguen que sea una película realmente amena.

 

Senderos de gloria (1957)

El coronel Dax (Kirk Douglas) se encuentra a la cabeza de una tropa francesa a la que se encarga la conquista de un territorio alemán especialmente peligroso durante la Primera Guerra Mundial. En 86 minutos Kubrick es capaz de caricaturizarnos multitud de personajes con gran maestría y a la vez dejar patente un mensaje antibelicista sin perder sutilidad. A pesar de ser una película intensa, su corta duración y el genio de Kubrick consiguen que sea prácticamente imposible aburrirse.

 

El golpe (1973)

Ambientada en el Chicago de los años treinta esta película nos cuenta las aventuras de Jhonny Hooker (Robert Redford), un timador de poca monta que al ver a su mejor amigo y compinche asesinado decide vengarse timando al causante de la muerte. Para ello necesitará la ayuda de Henry Gondorff (Paul Newman), un pez gordo dentro del mundo de los timos. Juntos trazan un plan que en ningún momento es completamente desvelado al espectador. La única película de la lista que pasa de las dos horas (129 minutos) pero que parece ser mucho más corta debido a lo dinámico de su desarrollo.

 

El halcón Maltés (1941)

Sam Spade (Humphrey Bogart) es un detective privado que se ve envuelto en varios asesinatos relacionados con una misteriosa mujer y un valioso tesoro robado hace 400 años, el Halcón Maltes. Película estandarte del cine negro con continuos giros de guión y el celebérrimo Humphrey Bogart como típico detective con multitud de recursos bajo la manga. En ningún momento puedes predecir qué camino tomará la historia o cual será la siguiente jugada del protagonista.

 

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú (1964)

Durante la guerra fría la amenaza de una guerra nuclear era un tema en boca de todos. En esta película Stanley Kubrick nos narra, a modo de sátira, los acontecimientos desencadenados por la acción unilateral de un general loco que manda un ataque nuclear sorpresa contra la Unión Soviética. Gracias a la genialidad de Kubrick, su tono cómico y su corta duración, es una película que se ve sin ningún esfuerzo y sus 93 minutos se te pasarán volando.

 

 

Daniel Álvaro

Soy Daniel Álvaro Alonso, estudiante de ingeniería aeroespacial y cinéfilo hasta la médula. Desde que tengo memoria siempre me ha encantado el cine y las series, no solo como un simple entretenimiento, sino como una manera de vivir a través de las experiencias de otros.

Deja un comentario





Pin It on Pinterest

Share This