Mr. Barker | Agencia Creativa

‘God of War’: ¿el mejor juego jamás creado?

‘God of War’, la nueva obra de Santa Monica Studios, se ha convertido en un clásico instantáneo. Kratos y Atreus, envueltos por la riqueza de la mitología nórdica, ya forman parte de la historia del arte contemporáneo.

 

Kratos girtando ferozmente en un fotograma del juego

 

La madurez llega para todos, incluso para los dioses. Muchos de los amantes a los videojuegos guardan en un lugar privilegiado de su memoria momentos de rabia, tensión y gozo de la trilogía original del ‘God of War’. Aquella amalgama de violencia, sangre y destrucción ayudó a saciar esos temibles síntomas de la adolescencia por los que todo ser humano pasa en algún momento de su vida.

Kratos, en estos tres primeros juegos, solo buscaba venganza. Santa Monica Studios recurrió a la mitología griega para crear un escenario donde este baño de sangre fuera posible, pero sin prestar demasiado mimo hacia la narrativa. Tampoco hacía falta. Este hack&slash no tenía más finalidad que la de acelerar el pulso a los jugadores, sometiéndolos a desafíos cada vez mayores en los que el protagonista iba amontonando cadáveres de seres mitológicos y dioses. Pero los tiempos cambian. Tras dos precuelas para la PSP, llegó ‘God of War: Acension’ (2013), un nuevo juego que, pese a su esplendor gráfico, mostró importantes síntomas de agotamiento en la franquicia. Kratos se fue al congelador durante unos cuantos años hasta que, hace dos primaveras, el estudio californiano reventó el E3 de Los Angeles con el anuncio de un nuevo capítulo para la saga, pero con cambios evidentes.

 

La narrativa, la nueva mejor arma

 

Corey Barlog, la cabeza visible del nuevo ‘God of War’ y también director de la segunda entrega, explicó en los meses previos al lanzamiento de la nueva aventura de Kratos el porqué de este volantazo radical. El estadounidense recalcaba cómo el paso de los años ha afectado a todos los componentes más importantes de la saga, desde él mismo (fue padre), pasando por Kratos y hasta los propios jugadores, quienes accedieron a las primeras entregas como jóvenes y ahora llegan a la nueva entrega más maduros y seguramente con unas necesidades diferentes.

Aquí es donde entra en juego una verdadera narrativa y trama. Es cierto que desde que se mostró al público, la nueva aventura de Kratos y su hijo Atreus ha estado en constante comparación con la obra maestra de Naughty Dog, ‘The Last of Us’. Pocas veces un videojuego había conseguido una inmersión tan profunda en una historia como la de Eli y Joel y su intento de supervivencia en un mundo posapocalíptico. Pero esta acción de involucrar a los jugadores mediante la narrativa es la evolución lógica del videojuego. Siempre habrá juegos de deportes, conducción, hostias a mansalva y desafíos donde no importe el porqué, ni el cuándo ni el dónde. Sin embargo, en este nuevo panorama, las motivaciones son absolutamente necesarias. Es imprescindible que haya juegos en los que los hechos lleven al jugador a seguir adelante y completar la historia, porque una vez la empiezas, te sientes parte de ella. Es aquí donde triunfa el nuevo ‘God of War’.

 

The Last Of Us imagen

 

Kratos está lejos de su hogar. Es un ser tan atormentado que ni siquiera convertirse en marido y padre ha podido cambiar su condición. Con el detonante de la muerte de su mujer, comienza una aventura extraordinaria que le llevará, tanto a él como a su hijo, por los lugares más increíbles de Midgard (la Tierra en la mitología nórdica) y otros muchos mundos en busca de una redención definitiva de forma inconsciente, aupado por su hijo Atreus, también con condición de semidiós, al que debe enseñar cómo sobrevivir y ser un buen hombre.

 

La acumulación de experiencia para obtener el conocimiento

 

Como si de un RPG se tratara, los creadores del nuevo ‘God of War’ parecen haber acumulado toda la experiencia del videojuego occidental de los últimos 15 años. No es una obra maestra por innovar con éxito el concepto de juego, sino porque recoge todos los éxitos de la última década, fundidos bajo la indiscutible seña de identidad de Kratos y la creación de un universo donde solo encontramos virtudes y prácticamente ningún defecto. Creaciones como ‘Dark Souls’, ‘Bloodborne’, ‘Uncharted’, ‘The Last of Us’ o ‘Skyrim’ están muy presentes en cada minuto del ‘GoW’. En ningún momento da la sensación de copia, sino de auparse en todo lo que funciona para crear algo más grande. Un ejemplo similar fue el de ‘Assassin’s Creed Origins’, que ejecutó la misma fórmula a finales del año pasado para relanzar una saga que parecía muerta.

 

 

Desde el sistema de experiencia, pasando por la personalización del jugador, los enemigos, y el nuevo sistema de combate, todo funciona a la perfección. El único pero que podemos encontrar es que es un nuevo comienzo para la saga, y parece que lo más importante llegará en las más que probables secuelas. Nos quedamos con ganas de mucho más, pese a que el juego, con su condición de sandbox, permite al jugador moverse libremente en muchas zonas y aumentar en consecuencia las horas del título.

 

La mitología nórdica, nuevo emblema de la cultura pop

 

El cambio de dirección traía consigo un nuevo entorno, y qué mejor que el lejano y místico norte para ejecutar este renacimiento. ‘God of War’ transcurre en el universo mitológico nórdico. Esta elección seguramente esté propiciada por el éxito de series como ‘Vikings’ o ‘The Last Kigndom’, e incluso por películas de la factoría Marvel como la trilogía de ‘Thor’. Los nombres de Loki, Odín, Freya o fenómenos como el Valhalla o el temido Ragnarok ya forman parte de nuestro imaginario popular.

El mundo (o mundos) creado por Santa Monica es bello e increíble, además de tenebroso y violento.

Kratos es un extranjero en esas tierra y realmente nos hace sentir como tal cuando nos ponemos en su papel.

No pertenecemos a ese lugar y debemos hacer lo necesario para ser parte de él. ‘Nuestro’ hijo Atreus es el punto de conexión entre ambos mundos, y ver cómo ambos se enseñan y educan de forma recíproca es una auténtica delicia. Luchar contra las valquirias o un centenar de draugr y elfos oscuros mientras aprendemos el porqué del mundo nórdico, sus costumbres, leyendas y deidades, aumentan más todavía la inmersión en el juego. Además, todo es un plano secuencia, sin cortes y con unos movimientos de cámara espectaculares.

  

Conclusión

 

Respondiendo a la pregunta que inspiró estas líneas, sí, ‘God of War’ es el mejor juego hasta la fecha, por lo menos el más grande que estas manos hayan disfrutado. Cada jugador tienen sus preferencias. Algunos buscarán la inmediatez y adrenalina de los shooters, otros el atractivo del juego asiático o simplemente la sencillez y eficiencia de los ‘FIFA’ o ‘NBA 2K’, pero Kratos ha puesto el listón en los más alto. Este es y será (a esperas del ‘Red Dead Redemption 2’) el mejor juego de esta generación y seguramente de todas las demás. Un antes y un después en un género (el videojuego) que ya ha alcanzado la categoría de arte.

 

(PD: para disfrutarlo al 100% debe jugarse en versión original subtitulada. Ojo a la voz de Mymir).

Deja un comentario





Pin It on Pinterest

Share This